Sin título 1
Lugares turísticos / Africa / Egipto  / Fauna y Flora

Egipto

Ofertas de Viajes en Hazte fan en Facebook Siguenos en Twitter
El país de las maravillas'
 
Sin título 1
Egipto es un país en el que se mezclan el desierto y una exuberante vegetación, lo que provoca un contraste paisajístico muy estimulante. En medio de tórridas arenas y calcinadas rocas los oasis ofrecen un refugio paradisíaco. Llenos de palmeras y rodeando la única fuente de agua que se puede encontrar en la inmensa nada, se convierten en pequeños paraísos. El dorado y el verde intenso resaltan con fuerza ofreciendo un espectáculo impresionante. En los oasis se pueden probar deliciosos dátiles recién cogidos de las palmeras que seguramente algún nativo le ofrecerá. La flora de Egipto tenía dos especies emblemáticas: la flor del loto y el papiro. Desgraciadamente el loto ha desaparecido por completo y a pesar de que todavía se pueden encontrar papiros en el delta, esta planta ha desaparecido en el resto del curso del río. La vegetación espontánea se da en el Delta del Nilo, la zona más fértil donde se pueden admirar acacias robinias, eucaliptos, mangos y ficus. También en esta zona se pueden ver grandes extensiones de algodonales, cereales, caña de azúcar y cacahuetes. Abundan olivos y melocotoneros, sobre todo en la Península del Sinaí, mientras que en las zonas de regadío crecen hibiscos, adelfas, buganvillas y fragantes jazmines.

FAUNA

Los camellos y dromedarios forman una estampa habitual del paisaje, en un país con gran extensión de desierto. Además de estos animales, acostumbrados a la escasez de agua, se pueden ver especies venenosas típicas de las zonas desérticas como los escorpiones, la víbora cornuda o las serpientes najas conocidas con el nombre de aspid', animal que causó la muerte a la mítica Cleopatra. También son frecuentes los escarabajos egipcios, que según las creencias populares son un signo de buena suerte y previenen el mal de ojo', y la langosta migratoria, cuya plaga es temida por cualquier agricultor.

En Egipto se pueden contemplar, además, ibis, chacales, zorros, búfalos, linces y cocodrilos, uno de los animales más temidos y a la vez más respetados por los egipcios a lo largo de toda su historia. Estos reptiles, que pueden alcanzar hasta los 10 metros de longitud, ofrecen un bello espectáculo cuando dormitan a orillas del Nilo y, sobre todo, cuando se sumergen en el río, al transformarse en uno de los animales más rápidos, sigilosos y peligrosos del mundo. En cuanto a la fauna marina, las aguas del Mar Rojo esconden especies de gran belleza:

Peces payaso

Se caracterizan por sus intensos colores rojos, rosa o naranja y blanco. Estos peces viven en simbiosis con las anémonas para protegerse entre sus tentáculos urticantes de los predadores. La hembra es el miembro más grande de una anémona colonia. Cuando desaparece la hembra, el macho más grande cambia su sexo y ocupa su lugar hasta que el macho siguiente alcanza la madurez sexual.

Tridacnas o almejas

Son muy típicas del Mar Rojo. Las tridacnas o almejas pueden llegar a alcanzar gigantescos tamaños. Conocidas como almejas asesinas, cuenta la leyenda que estas almejas atrapan a los buceadores que buscan sus perlas y los ahogan.

Peces cocodrilo

Allá donde divise un barco hundido encontrará este tipo de pez con espinas que pueden provocar dolorosos pinchazos.

Meros

A diferencia de otros mares, en el Mar Rojo existe una gran variedad de meros de diversos colores y tamaños. Se caracterizan porque sólo hay un macho en cada zona. Cuando éste muere, la hembra mayor de la zona cambia de sexo y se convierte en el macho dominante.

Bailarinas españolas

Este singular molusco marino de la familia de las babosas se llama así porque cuando nada lo hace retorciéndose de tal modo que recuerda al vuelo de una falda flamenca. La bailarina española ha desarrollado branquias en el penacho de la parte trasera.

Gobios

Es un pez pequeño con un cuerpo más bien redondeado y con una gran cabeza. Los gobios viven en el fondo encuevados o semienterrados en la arena, donde se mantienen inmóviles a la espera de que pase algún animal pase cerca para atacarle.

OASIS

Refugios de vida entre la aridez. Palabra mágica que nos transporta a la leyenda, a las historias que crecen sobre las arenas del desierto, a lugar de arribada. Pero tras las imágenes que nos sugiere la palabra se esconde la hermosa realidad de los Oasis de Egipto. Cualquier época es buena para visitar los oasis, excepto los meses de verano. Pero existen algunos aspectos que hay que tener en cuenta para atravesar los desiertos. El primero es que se requiere un permiso especial de las autoridades. Como se puede imaginar, no es aconsejable aventurarse fuera de las carreteras que conducen a los oasis sin el apoyo de guías locales experimentados. Respecto a la vestimenta, debe ser práctica y ligera por el día, y de abrigo por las noches. El calzado, preferiblemente alto, mejor hasta la rodilla, por precaución ante las posibles picaduras de escorpión o serpientes. Y, por supuesto, no olvidar las gafas de sol y un sombrero. La ingesta de líquidos debe ser constante para combatir la posible deshidratación. Los oasis del Nuevo Valle se hicieron accesibles al turismo durante los años 80, pero aún se puede decir que se conservan intactos y aislados del mundo. Sin duda, los oasis siguen siendo el lugar perfecto donde olvidarse de las preocupaciones



 
Consultas | Sugerencias | AragonesesViajes.com Copyright 2002®  | Última actualización 28/7/2014
Reserva de vuelos | Paquetes | Autos | Pasajes para jóvenes | Destinos | Institucional | Mapa del sitio | Empleos | Politica de privacidad
Agencia de viajes Argentina:    Tel./Fax: (+5411) 4312-2474
Wholesaler & Tour Operator E.V.T - RES SST 1078/98 - Legajo 9991