Sin título 1
Lugares turísticos / America Central / Costa Rica  / Fauna y Flora

Costa Rica

Ofertas de Viajes en Hazte fan en Facebook Siguenos en Twitter
El paraíso entre dos costas
 
Sin título 1
Costa Rica es un país exuberante. Su flora y su fauna, con numerosas especies y muchas de ellas endémicas, se pueden disfrutar en más de veinte Parques Naturales, ocho Reservas Biológicas, Areas Protegidas que alcanzan más de un millón de hectáreas y un área declarada Monumento Nacional.

El Ecoturismo es una de las fuentes económicas principales para los costarricenses, pues en los últimos años llegan cientos de miles de turistas cada año para observar parques como el Parque Nacional de Santa Rosa, el bosque tropical seco más extenso de toda América.

Los ecologistas han encontrado, a pesar de que el país es relativamente pequeño, más de doce áreas de vida diferente lo que provoca una increíble variedad de hábitats diferentes. De hecho, según el Instituto de Recursos Mundiales, Costa Rica es el país con más variedad de fauna en todo el mundo, con 615 especies distintas en un área de unos 10.000 kilómetros cuadrados.

Muchas de las zonas se encuentran amenazadas debido a la deforestación causa por acciones como cambiar el curso de un río o la construcciones indiscriminadas de grandes hoteles o estaciones hidráulicas. La deforestación de los bosques costarricenses provocaría la pérdida de millones de especies, tanto de flora como de fauna y con ellas, muchos de los remedios medicinales naturalistas más utilizados. En los últimos años el gobierno, apoyado por grandes empresas internacionales como las farmaceúticas, intenta poner remedio a este gravísimo problema. Una de las medidas es convencer a la población de que el ecoturismo, que supone la protección de los parques, es más rentable que la tala de los árboles para la venta de madera y la utilización de los campos en cultivos de bajo rendimiento. Por todo ello se ruega seguir todas las instrucciones y cuidar la naturaleza, tan vital para todos. Las orquídeas, más de 87 especies de aves, 27 de mamíferos, 36 de anfibios y 8 de reptiles, están protegidas pues corren peligro de extinguirse. La caza y la pesca están muy restingidas. Algunas tribus indígenas siguen viviendo de la naturaleza en el área de Conservación La Amistad Caribe y Pacífico, un amplia zona de la región de Talamanca formada por tres parques nacionales, reservas indígenas y biológicas.

La guaria morada, la flor nacional de Costa Rica, es sólo una de las 1.500 especies de orquídeas que se han encontrado en sus bosques. Junto a ellas, se han contabilizado al menos 10.000 especies de plantas vasculares y dos mil especies arbóreas sólo en los bosques tropicales. Todavía el cuarenta por ciento de la superficie costarricense sigue cubierta de árboles, aunque apenas hace sesenta años, era un noventa por ciento. La diversidad de flora lleva consigo la diversidad de fauna.

La fauna está protagonizada por las aves, aves como el mítico quetzal que se suma a las más de 850 especies que se han contabilizado. Al hablar de cifras, siempre hay que tener en cuenta que cada año se descubren nuevas especies tanto en la flora como en la fauna. A las aves se unen 260 especies de mamíferos, más de 65.000 especies de insectos, 235 de reptiles y 835 de peces. Con esta biodiversidad, no es de extrañar que las sorpresas en Costa Rica no se acaben nunca.

Andar por las zonas de selva no significa tropezarse con los grandes mamíferos y las aves así por así. La vegetación es muy densa y los animales no suelen dejarse ver por lo que lo más fácil es buscar un guía experto y acudir al amanecer o poco después del ocaso. Conviene estar preparados, utilizar todos los sentidos sobre todo el oído que muchas veces será de más ayuda que la vista, el graznido del pájaro campana puede oírse a más de medio kilómetro de distancia. Otras especies, como los monos aulladores, son fáciles de ver, algunas veces incluso en los jardines de los hoteles.

Hay que tener cuidado con ciertas especies de anfibios, como las ranas flechas venenosas, con unos colores increíbles: azules, verdes, naranjas, etc. No pasa nada por tocarlas, pero su veneno era utilizado en las puntas de flecha por los indígenas pues puede llegar a ser mortal y fácilmente se paraliza a la presa con él.


PARQUES NATURALES

Un 14% del territorio de Costa Rica está ocupado por los 26 parques naturales, reservas biológicas y forestales, monumentos nacionales e incluso reservas privadas. La intención del gobierno es llegar al 25% por ciento de la superficie. A esto se suman las reservas indígenas. El problema es que más de la mitad pertenece a particulares que suelen especular con ellos.

Muchas de estas zonas tienen zonas de acampada e incluso hoteles para pasar la noche. En la mayoría no hace falta permiso para entrar, aunque sí que hay que pagar una pequeña entrada. Los parques naturales son los siguientes:

Parque Naciona de Guanacaste, Parque Nacional de Santa Rosa, Parque Nacional del Rincón de la Vieja, Parque Nacional del Volcán Tenorio, Parque Nacional Tortuguero, Paque Nacional Marino las Baultas de Guanacaste, Parque Nacional del Volcán Arenal, Parque Nacional Barra Honda, Paque Nacional de Palo Verde, Parque Nacional Juan Castro Blanco, Parque Nacional del Volcán del Poás, Paque Nacional Braulio Carrillo, Parque Nacional Manuel Antonio, Parque Nacional Carara, Parque Nacional Barbilla, Parque Nacional Tapantí - Macizo Cerro de la Muerte, Parque Nacional Cahuita, Parque Nacional Marino Ballena, Parque Internacional la Amistad, Parque Nacional Corovaro y Parque Nacional Isla del Coco.


LAS AVES

Los tinamús son grandes aves, especies muy antiguas que "cantan" con un silbido vibrante y profundo, una auténtica maravilla. La fragata o rabihorcado es un pájaro negro con una bolsa roja en el gaznate. Puede llegar a medir más de dos metros. El pelícano, mucho más conocido, es fácil de ver reposando en el agua, junto con más de quince especies de patos. En la zona de Palo Verde o Caño Negro se pueden ver hasta veinticinco especies distintas de las hermosas garzas. En las zonas acuáticas son muy comunes el cormorán, las gaviotas y el pato aguja. En pocos sitios del mundo se pueden ver buitres tan hermosos como el zopilote cabecirrojo o el zopilote negro. Entre las águilas, la majestuosa águila pescadora, de color blanco y gris. Otras rapaces son el elanil tijereta, el elanio coliblanco, el gavilán pechinegro, el gavilán cangrejero, el gavilán blanco o el águila arpía de intensos colores.

Algunas de las aves más vistosas son el rascón cuelligris, la jacana centroamericana, también conocida como gallito de agua, la gallareta morada y la gallatera frentiroja. Sin olvidarse de las palomas y tórtolas, los loros, guacamayos, lapas verdes y los pericos frentinaranja. Más pequeños son los cucos y los colibríes, con más de treinta especies conocidas y sus brillantes colores. Las chotacabras y los vencejos también son muy comunes. El quetzal, con su larga cola, es una de las diez especies de trogones de Costa Rica. El macho es de colores brillantes mientras que la hembra es más discreta. El quetzal es el símbolo de la libertad para los centroamericanos y el pájaro nacional de Guatemala. No menos espectaculares son el tucán dios tedé, con su impresionante pico amarillo, junto al tucán pico irir y el tucancillo collarejo. En cuanto a los carpinteros, hay más de dieciseis especies contabilizadas, algunos de ellos tan bellos como el carpinterito oliváceo, el carpintero picoplata, el cabecirrojo o la monja frentiblanca. Por la noche, los cientos de ejemplares de las diecisiete especies de búhos salen de caza.

De menor tamaño, pero no menos colorido, son las seis especies de martín pescador que viven en las tierras del país y pajarillos como la tangara azuleja o la lomiescarlata. Con un poco de suerte se puede ver al raro pájaro campana por el Bosque Nuboso. Otras especies son la urraca de cuello blanco, la piapia, la oropéndola de Moctezuma y la cabeza castaña.


LOS MAMíFEROS

De los mamíferos, los más abundantes son los murciélagos, con más de cien especies diferentes. Sin embargo, los más fáciles de ver son los monos: los monos tití, los araña o colorados, el mono aullador o congo y el mono carablanca son las cuatro especies que habitan en Costa Rica. El conocido oso hormiguero, con su larga lengua tiene en Costa Rica un hábitat ideal. Existen al menos tres especies en el país, el más conocido es el oso hormiguero gigante. De una familia cercana a la anterior está el perezoso, un curioso animal al que no cuesta mucho ver, sobre todo el de tres dedos. Los armadillos son otra de las especies más buscadas por los viajantes. La zarigüeyas no eran endémicas de la zona sino que llegaron con los españoles hace unos cinco siglos. Estos marsupiales tienen un proceso de gestación muy particular pues la cría, después de doce días de gestación, trepa por la piel de la madre hasta llegar al marsupio. Existen al menos nueve especies de zarigueyas en Costa Rica. Otros curiosos mamígeros son el coyote, el zorro gris, el mapache, el mapachín o zorrillo, el pizote, la martilla o kinkajú y el cacomistle. La nutria endémica de Costa Rica es conocida popularmente como "Perro de Agua", es difícil verla, pero está en los rápidos de los ríos y en las llanuras bajas. Puede llegar a medir un metro de largo. El grisón es una de las comadrejas más curiosas, con su cabeza de pelo blanco.

Dos son las especies emparentadas con los cerdos y los jabalíes pero de un tamaño menor, son el chancho de monte o cariblanco y el saíno o pecarí de collar.

Uno de los animales costarricenses más conocidos es el jaguar. A pesar de la fama que tienen y de su tamaño, es muy difícil verlos pues se esconden muy bien y hay más bien pocos. A veces se les puede oir rugiendo. A pesar del parecido, es difícil confundirlo con el ocelote que es más pequeño y tiene manchas distintas. Está seguido por la oncilla o triguillo felino más pequeño y más escaso. Otro de los grandes protagonistas es el puma, familia de el león breñero o jaguarundi.

Junto a los grande depredadores viven los hervíboros, como el venado de cola blana, el cabro de monte y el tapir. Posiblemente sea este el más curioso pues es una de las especies más antiguas de la regón y a pesar de estar emparentado con los rinocerentes y los caballos, se parece en poco a ellos. Es más fácil verlos desde una embarcación que andando pues se esconden de la gente.

Correteando por el suelo de la selva suelen verse numerosos roedores, algunos de ellos muy grandes como el agutí o guatusa, la paca o tepzcuintle. También hay ardillas rojas, chizas y puerco espines. Junto a ellos, los conejos, sobre todo el conejo cola blanca y el conejo de los bosques.

Bajo el agua, en algunos ríos y cerca de la costa también hay mamíferos marinos, como el manatí, la ballena jorobada, el delfín común y el delfín nariz de botella o delfín mular.


LOS REPTILES

Las más de cien especies de serpientes costarriqueñas no son fáciles de ver, por lo que hay que conformarse con otras especies de reptiles no menos vistosas como el lagarto común, el lagarto basilisco verde, la iguana verde o el negruzco garrobo. Por la zona de Tortuguero y Caño Negro son visibles el caimán de anteojos o guagipal y el cocodrilo americano de río.

Uno de los más bellos espectáculos de las costas costarricenses es la puesta de huevos de las tortugas. Cientos de ejemplares suben a la arena para llevar a cabo el ritual. Las tortugas más comunes, muchas veces visibles a través de la transparencia del agua, son la tortuga lora de unos cuartenta kilos de peso, la baula que tiene unos trescientos sesenta kilos de media y la tortuga verde, mucho más pequeña.



 
Consultas | Sugerencias | AragonesesViajes.com Copyright 2002®  | Última actualización 21/10/2014
Reserva de vuelos | Paquetes | Autos | Pasajes para jóvenes | Destinos | Institucional | Mapa del sitio | Empleos | Politica de privacidad
Agencia de viajes Argentina:    Tel./Fax: (+5411) 4312-2474
Wholesaler & Tour Operator E.V.T - RES SST 1078/98 - Legajo 9991